viernes, 31 de diciembre de 2010

En la frontera del tiempo.



Una exigua y sutil línea,
Un débil y tenue filamento
Que une y separa
El tiempo viejo gastado
Y el joven tiempo llegado.

Hoy final de etapa
Mañana inicio de ciclo,
Hoy diciembre helado
Mañana enero congelado.

Hoy treinta y uno
Mañana sólo uno,
De treinta y uno.

Certezas pasadas hoy y ayer
Dudas que llegan mañana y pasado
Sueños que brillan ahora
Para brillar después, también.

Viernes que muere dormido
En sábado que nace aturdido.

Ahora 23 59 59 del 31 12 2010
Ahora 24 00 00 en la frontera 2011 2010
Ahora 00 00 01 del 01 01 2011

En un instante imperceptible
En un momento irrepetible,
En la frontera del tiempo,
Acotando nuestras vidas
Que fluyen de principio a fin,
Sin fin y sin principio.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Solsticio de amor y amistad.

De nuevo el amor y la amistad
retornan al solsticio de nuestras vidas
para tomar impulso renovado
y continuar su camino elíptico
alrededor de la luz y la esperanza,
eternamente.

domingo, 19 de diciembre de 2010

De repente, súbitamente, sin preparación.



De repente llegan las ideas para dar luz a los sentimientos que súbitamente se instalaron en nuestro parabrisas ofreciéndonos un horizonte tan mágico y real como el camino recorrido que vamos viendo a través del retrovisor izquierdo, pues el derecho marca el límite del abismo que no debemos pisar pero pisamos sin estar lo suficientemente preparados para abandonar la ruta que el GPS vital ha organizado.

De repente todo puede cambiar y cambia en algún momento de nuestras vidas y en ese instante es preferible no estar preparados para que la conmoción sea mayor, agite nuestras convicciones y derrumbe el equilibrio que hemos construido a lo largo de tantos años.

De repente todo cambió: la luz y el color del cielo, el sonido de la atmósfera, el olor del aire, el gusto dulce y amargo de la vida y el tacto que damos y recibimos de las personas que nos rodean. El sentido común desaparece para ofrecernos otras realidades ocultas detrás de la rutina diaria.

De repente también llegará otra vez el orden heredado en nuestros genes, e impuesto por la sociedad, para reconducirnos a la autopista general que nos lleve al destino inicial, pero sabiendo que hay otras vías más difíciles y peligrosas con menos tráfico y más emoción que, sin duda, volveremos a transitar.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Poema dramático inacabado.


Intuyo el final que llega directo
A mi último suspiro.

Se acerca veloz en el huracán,
En el torbellino de la angustia
Que crece a cada instante
Alrededor de mi espacio etéreo.

El viento gélido golpea mi rostro
Filtrándose por las rendijas tristes
De mis ventanas oxidadas
Por la niebla gris lluvia
De tu permanente ausencia.

Golpean campanas metálicas
Que anuncian una hora indefinida
En esta tarde de ocaso definitivo.

Un concluyente recuerdo
Asoma a mi mente nublada
Iluminando como fuego de artificio
Tu imagen dulce y sonriente
Ajena a esta huida perpetua
Del desasosiego que abrazo.

Y es ahora, en este último instante,
Cuando comprendo que tanta congoja
Ha sido injustificada e innecesaria.

Suena el teléfono anunciando tu nombre,
Arremete tu voz que me nombra, desesperada,
Sin tiempo y sin espacio para escucharte
y para a

sábado, 11 de diciembre de 2010

Camino sin fin, sin meta.



"Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos"
Julio Cortázar

"Si no me buscas puede ser que algún día me encuentres"
Manolo Tena

Camino sin fin, sin meta,
En busca de ti, sin mí.
Te encuentro en la esquina,
En mi esquina de siempre,
En el giro radical de mi rumbo
Hacia ninguna parte.
Pero te marchas, desapareces.
Quizás regreses en otro tiempo,
En otra calle de otra ciudad,
De otra vida, de otro mundo,
De mi mundo que espera, de nuevo,
Encontrarte en mi camino,
Sin fin, sin meta.

Rojo, verde y transparente.




Triángulos que forman rombos
alternando el color
y la geometría del espacio
buscando la figura posible
en un vacío infinito.

Silencio.



El silencio de las líneas rectas, puras,
que cortan el aire
volando en el espacio
y sosteniendo el tiempo
que nos cubre.

De repente.



Líneas curvas,
estrellas en círculo,
bóvedas de araña
que nos atrapan y nos protegen
hasta el infinito, de repente.

Sobre la muerte.


viernes, 10 de diciembre de 2010

Tu yamur magnetiza mi aire.


Contemplo, absorto, el haz de luz
Irradiada en las esferas doradas,
Perfectas e inmutables,
Sin principio y sin fin,
Ensartadas en el eje vertical de tu yamur
Rematado con la flor del misterio,
Que resplandecen con rayos lucientes
Uniendo tu cielo azul y mi tierra yerma
Convocándome a la oración
Y a la comunión con tu esencia.

Yamur que gira como faro,
Como derviche giróvago,
En torno al “Axis mundi” de mi vida,
De nuestras vidas unidas por tus destellos
De luz oro, oscilante y cautivadora,
Y mi cuerpo oscuro que la absorbe
En la cúpula del tiempo,
En el minarete del cosmos.